De paseo por el centro histórico de Antofagasta

Más conocida como la “Perla del Norte”, la ciudad chilena de Antofagasta encierra en su barrio más tradicional edificios y esculturas que por su belleza han sido declarados como monumentos históricos. En un recorrido por el patrimonio de esta importante metrópoli del norte de Chile, se pueden conocer los sorprendentes rincones arquitectónicos que son testigos de su cultura y desarrollo.

Construidos en el año 1910 para el Centenario de la República, la puerta de entrada al casco histórico de la ciudad está fielmente custodiada por los ex edificios del Resguardo Marítimo y de la Gobernación Marítima. Ubicados sobre el bandejón de la Avenida Balmaceda, se puede apreciar la arquitectura neoclásica típica que se destaca en estas estructuras.

Sobre la calle Simón Bolívar se refleja el pasado arqueológico de Antofagasta. Con más de diez mil objetos distribuidos en colecciones etnográficas, históricas y paleontológicas, el Museo Regional de Antofagasta permite conocer los orígenes de esta región que se remontan hace 10.000 años en la Quebrada Las Conchas, zona precordillerana poblada por los changos. Por la misma calle, se ubica el edificio del Ferrocarril Antofagasta Bolivia (FCAB) construido en el año 1867 y reconocido como monumento histórico en 1981.

El Paseo Peatonal Arturo Prat, plagado de tiendas, heladerías y restaurantes nos insertan en una de las zonas más vivas de esta ciudad. El paseo más transitado de Antofagasta se inicia en la Plaza Colón, en donde la calle Arturo Prat se convierte en un paseo peatonal y clásico punto de encuentro del barrio histórico.

El Mercado Central de Antofagasta, que desde el año 1927 es un clásico lugar turístico, ofrece los productos gastronómicos más típicos de la zona: albacora, mango de pica y tomoyo. El gran tamaño de la explanada de la Plaza Emilio Sotomayor, frente al Mercado, se convierte en muchas ocasiones en una cancha de fútbol improvisada por un grupo de niños. En un costado de ésta y entre locales artesanales, se destaca la Estatua al Centenario de la República donada por los alemanes en el año 1910.

La Torre Reloj (regalo de la colonia inglesa en el año 1911), la Casa de la Cultura, la Catedral San José y el ex edificio de Correos, también declarados monumentos históricos, cierran el circuito más sobresaliente del barrio más emblemático de la ciudad.

Sin embargo, y, teniendo en cuenta que el arriendo de autos en Antofagasta es uno de los servicios que más ha crecido en la región, el recorrido puede expandir sus límites hasta la desértica Cordillera de la Costa, que impacta por su elevada zona volcánica; o hasta el monumento nacional La Portada, una secuencia de rocas sedimentarias marinas fosilíferas que forman un arco natural en el medio del mar.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te gusta viajar por el mundo?

Recibí en tu email ofertas de viajes por el mundo