Basílica de San Giorgio Maggiore, Venecia

Basílica de San Giorgio Maggiore, Venecia

Conoce la Basílica de San Giorgio Maggiore situada en una pequeña isla, realizada por la mano del arquitecto Andrea Palladio, emplazada en Venecia, Italia.

Basílica de San Giorgio Maggiore, Venecia
Basílica de San Giorgio Maggiore, Venecia © Juan Francisco Díaz

La iglesia de San Giorgio Maggiore de culto católico, está emplazada en una pequeña isla de San Giorgio Maggiore, en Venecia, Italia, es una de las obras más destacadas del arquitecto Andrea de Palladio.

La influencia de este arquitecto fue enorme dentro de toda Europa, pasó de ser el hijo de un molinero a un importante arquitecto durante el Renacimiento.

Se encuentra en una pequeña isla que perteneció a la familia Memmo, ya en el año 829 constaba de una iglesia consagrada a San Jorge, este es el origen de su nombre, fue llamada San Giorgio Maggiore para diferenciarla de San Giorgio in Alga. 

Esta isla está habitada por Benedictinos, el monasterio benedictino se estableció en el año 982, cuando el Dogo Tribuno Memmo donó toda la isla al monje Giovanni Morosini.

Su construcción comenzó en 1566 y se finalizó en 1610, la iglesia en sí está hecha de ladrillo por fuera con una cúpula ligera con un toque bizantino y una fachada de estilo clásico que nos remite a un templo clásico con fachadas y columnas, pero en el fondo un frontón triangular con pilastras que da una sensación de superposición de dos templos.

Por haber vivido desde mediados del siglo XVI realmente vive una época que llamamos genéricamente manierismo, por ello muchas veces Palladio es manierista, pero sobre esta cuestión hay que ser cuidadoso. Del manierismo hay muchas escuelas, pero su arquitectura es difícil de definir como manierista. Por ejemplo en esta portada se emplean elementos arquitectónicos clásicos y hay cierta libertad en el uso de estos, definirlo como manierista por ello es equivocado. Las huellas de Palladio no son por ser arquitecto manierista, es seguidor de los conceptos básicos de Alberti: claridad, grandiosidad y monumentalidad, también sigue la enseñanza de Vitruvio

Las influencias y huellas que deja en otros países es la de ser el introductor del clasicismo sobre todo en el mundo anglosajón. Realmente sus obras son arquitecturas que nos conmueven por la limpieza de su forma y su monumentalidad. Sus obras tienen un aspecto de tener en cuenta el entorno, nos ofrece una escenografía así como un aspecto teatral.

La planta de esta obra es de una única nave y las capillas de los lados se conciben como espacios secundarios, lo importante es que hay una nave central cubierta con bóveda de cañón. En medio tiene una cúpula y un presbiterio con gran profundidad, esto se debe al uso. 

Recordamos que nos encontramos en un monasterio y el coro donde cantan los monjes se sitúa en la parte de atrás, de esta manera tendríamos la visibilidad desde la nave central y desde el presbiterio. Esto funcionará como modelo de iglesia porque en estas fechas sucede el Concilio de Trento, un acontecimiento de vital importancia que debate contra el movimiento protestante para fortalecer la iglesia romana contra esta nueva corriente que surge en el norte de Europa. 

La contrarreforma nace en el Concilio de Trento que determina una serie de nuevas orientaciones en la iglesia romana que tienen que ver con la liturgia, el uso de la imagen y con respecto al espacio, con respecto a esto último se recomienda ofrecer gran visibilidad para el público de lo que sucede en el presbiterio, al contrario de lo que sucedía anteriormente. Ahora se busca una visibilidad y una claridad, por ello este tipo de iglesia con una nave central muy ancha y que ofrece una visibilidad general hacia el altar será el modelo de las nuevas iglesias. Cuando la realiza Palladio ya es consciente de lo que está pidiendo esta nueva iglesia. Para marcar el presbiterio y el coro coloca columnas exentas, esto será uno de los sellos de su arquitectura.

No recurre a decoraciones artificiales, si no que emplea un uso canónico de los elementos estructurales, algo que ya apuntaba Alberti cuando hablaba de la claridad. En la nave central encontramos columnas corintias adosadas y talladas de una forma muy limpia, sobre estas encontramos unos vanos termales. Los transeptos son bastante profundos y terminan en forma de exedra, igual que el fondo de todo el conjunto. En cuanto a la gama cromática su colorido es mínimo.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *