Muchos sectores se vieron afectados con la llegada de la crisis económica, como por ejemplo el sector turístico, pues el viajar acabó soterrado sobre otras prioridades más importantes