Mini vacaciones o escapada fugaz semana santa se transformó en la excusa ideal para visitar lugares deseados, saldar destinos pendientes y recargar energías para el resto del año.