El valle de la luna, nombre que proviene de la palabra Qechua Ischigualasto, o lugar donde se posa la luna, es uno los atractivos más maravillosos e importantes