Muy pocos son los barrios romanos como el de Trastevere, será por su atmósfera, su gente, o por el encanto de recorrer sus callejuelas que una visita a