Cuando viajamos es normal que nuestra casa se llene de polvo, pues no estamos allí para cuidarla. El problema surge principalmente cuando llegamos. Esto ocurre luego al dejar