Hay destinos que apetece conocer sin maletas, dejarnos llevar, evitar las largas colas de facturación en los aeropuertos y volver con más de una sorpresa bajo el brazo.