¿Qué ver en Ámsterdam? Visitas imprescindibles

Ir a un coffee shop es una visita que cualquier conocido te dirá que tienes que experimentar en Ámsterdam. No obstante, hay muchos otros lugares de la capital de los Países Bajos que son imprescindibles. Empezando en los barrios más cosmopolitas de la ciudad, pasando por su red de canales hasta llegar a los museos de historia y de arte más completos de la ciudad donde reinan las bicis. Ponte el casco y empieza a pedalear por este ¿qué ver en Amsterdam?

Del barrio de las luces rojas al de la vida bohemia

Ámsterdam se divide en nueve barrios. Seguramente el más conocido es el Barrio Rojo, famoso por los coffee shops, sus neones rojos y su ambiente liberal. Es una de las visitas obligadas en la ciudad. Perderse por sus calles antiguas y dejarse impresionar por las tiendas y los escaparates. Además de las atracciones más dispares (El Museo del Sexo o The Hash Marihuana Museum), el barrio también guarda siglos de historia en sus callejones estrechos y en su característica arquitectura iluminada por luces rojas.

Otro de los lugares que se deben visitar es uno de los barrios más bohemios de la ciudad, donde se concentra el arte y la música más contemporánea y que durante toda la semana alberga el mercadillo de Noordermarkt. El Barrio de Jordaan es uno de los más populares de la ciudad donde hay que visitar la casa de Ana Frank.

Aunque este barrio no se encuentra en el centro, es uno de los más visitados y populares por sus tiendas y galerías de arte moderno. Perfecto para ir de compras, disfrutar de una buena cena en alguno de los muchos restaurantes o tomar un aperitivo en alguno de sus peculiares cafés.

Flores, canales y palacios

El Palacio Real preside la Plaza Dam y es uno de los símbolos erguidos para conmemorar la paz entre España y los Países Bajos tras el fin de la Guerra de Flandes. La familia real holandesa continúa utilizándolo como recepción de visitar de estado o realizar actos oficiales o entregas de premios. Su arquitectura y sus lujosas estancias merecen una visita.

Las flores son un símbolo de los Países Bajos, para empaparse de ellas el mejor lugar es el Mercado de las Flores, el Bloemenmarkt en holandés. Situado en las orillas del canal Singel está datado a finales del siglo XIX, cuando era más común el comercio de flores, que llegaban a través de los canales a la ciudad.

Los canales vertebran toda la ciudad en forma de círculos concéntricos desde la bahía del IJ. Subirse en uno de los tours por los canales puede ser una buena forma de descubrir la ciudad, conociendo las entrañas de la ciudad desde el agua y admirando los cientos de puentes que conectan las porciones de tierra de la Venecia del Norte.

No dejes de pasar por los canales de Prinsengracht, Keizersgratch y Herengracht. Aunque todos merecen atención, estos tres son los más importantes. Además, descubriendo la ciudad en barco podrás hacer una parada en lugares imprescindibles como el Rijksmuseum o la iglesia de Westerkerk.

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *