Valencia, sus fiestas y trajes de fallera

Valencia, también conocida como la ciudad del Turia (por ser éste el río que la atraviesa) está situada en la costa este de la peninsula ibérica y se trata de una ciudad con una vasta riqueza histórica a nivel monumental y cultural. Hoy queremos destacar de Valencia su fiesta magna, las fallas, por ser una fiesta que aunque evolucionada, tiene un fondo histórico y tradicional muy interesante.

Origen de las fallas

La fiesta de las fallas (del 15 al 19 de Marzo) es un conjunto de actos que gira en torno a los monumentos falleros. Se trata de grandes estructuras que cada año se construyen para ser quemadas el día 19 por la noche en la denominada “cremà” fallera.

El origen de esta tradición se remonta a la época de los gremios de carpinteros cuando anunciando la festividad de su patrón “San José”, quemaban los trastos viejos y virutas sobrantes haciendo limpieza de sus talleres y a su vez anunciando la llegada de la primavera.

Actualmente, los monumentos falleros son coloridas representaciones de temas de actualidad, compuestas generalmente en tono de humor y sátira y se levantan cientos de ellos repartidos por toda la ciudad y las poblaciones más próximas.

Actos falleros

En torno al centro de la fiesta, que son los monumentos falleros, giran decenas de actos más o menos tradicionales como puede ser las “mascletàs”, conciertos de fuego y pólvora al que cada día acuden miles de personas. También es tradicional la ofrenda de flores a la patrona de la ciudad, la Virgen de los Desamparados, a la que es necesario acudir vestidos con la indumentaria tradicional valenciana también conocida como “trajes de fallera”.

Los trajes de fallera

La indumentaria valenciana es uno de los elementos más característicos que sale a la luz durante las fallas. Se trata de una de las vestimentas más ricas del territorio español gracias a la artesanía de la seda que había en Valencia hace varios siglos. Cada año, los valencianos visten sus trajes tradicionales para rememorar la vestimenta de la época. Hay trajes más tradicionales como el de huertana u otros que evocan a los trajes de gala de los siglos 18 y 19. Ambos estilos de trajes de fallera, a parte de la caraterística compostura y coloridas telas, llevan una serie de complementos que todavía los hacen más peculiares como pueden ser los peinados y los elementos de orfebrería y joyería que dan al traje su toque de gala.

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *