Barcelona: capital de la moto

Lo podemos afirmar sin que nadie nos lo pueda debatir: Barcelona es una ciudad motera en mayúsculas. A la posibilidad de encontrar varias rutas en moto por Barcelona donde disfrutar del mundo de las dos ruedas, se le suma el hecho de que sea la ciudad europea con más número de ciclomotores. En total, en la ciudad condal encontramos la friolera de una moto por cada dos coches, en torno a las 300.000 en total si queremos hacer números pero, no es sólo una cuestión estadística… ¿qué hace de Barcelona la ciudad de la moto por excelencia?

G2J_Milimetrik_Barcelona-motera

 

Centro de reunión de aficionados

Congresos, ferias, encuentros… son múltiples las actividades que año tras año se realizan en la capital catalana para satisfacer a los fans del ciclomotor: desde los Harley Days, toda una fiesta y oda que dura tres días hacia la marca estadounidense más emblemática, hasta el Salón de la Moto BCN Motoh!, son muchas las muestras a lo grande que la ciudad realiza para expresar su pasión por las motocicletas.

Pero no solo ferias y concentraciones periódicas sirven de encuentro: en el día a día varios son los puntos de la ciudad donde podemos ver gran cantidad de motos aparcadas a las puertas de locales que rinden pleitesía a este mundo.

Dos de estos locales emblemáticos son el 99% Burguer Bar, en la confluencia de la calle Joan Güell con la Avenida Diagonal junto a un concesionario de Harleys (y que es el centro de operaciones de un ilustre motero barceloní: Loquillo) y la sede barcelonesa de los queridos y cuestionados por igual Ángeles del Infierno, en la zona de Palo Alto (Poble Nou).

Un mercado creciente

Solo hay que hacer una simple búsqueda en internet para darse cuenta de cuánto interés despierta el mundo de la moto en Barcelona.

A los susodichos encuentros y locales, les siguen una infinita colección de concesionarios y de mercado de compra-venta donde no sólo se da rienda suelta a la necesidad de cómodos desplazamientos que una moto ofrece, sino al creciente interés por el coleccionismo.

 Una ciudad perfectamente adaptada

Barcelona es un horror para los desplazamientos en vehículos, sin embargo ofrece multitud de comodidades para las dos ruedas que fomentan la adquisición de una motocicleta frente a un coche.

Por no hablar de que la moto solventa el que quizás sea el mayor inconveniente de la ciudad en cuanto a la movilidad: las plazas de aparcamientos. Gracias a los numerosos y frecuentes estacionamientos para motos, no tardaremos ni un minuto en encontrar plaza nos desplacemos a donde nos desplacemos.

Por último, la orografía y particular distribución urbanística sobre todo de los barrios situados en las zonas por encima de la Diagonal, hacen que lleguemos con nuestra motocicleta a lugares donde el vehículo tendría muchas más dificultades.

 Un paisaje perfecto

Y para terminar, dejemos el lado meramente práctico y situémonos en el sentimental: y es que no hay mayor placer que ir montado en nuestra motocicleta y circular por páramos que sólo Barcelona capital ofrece: desde las sinuosas y bellas curvas del Tibidabo hasta bordear la ronda litoral y abordar Montjuïc para unas vistas del Mediterráneo de excepción. Sólo tienes que subirte a tu moto y visualizar el perfil de la ciudad para darte cuenta de que se puede gritar bien en alto: Barcelona es 100% motera.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *