¿Cómo moverte por Madrid?

La capital española alberga más de 3 millones de habitantes. Cuando uno ya es parte de la ciudad es muy normal que acabe por moverse por allí como pez en el agua y que no tarde nada en dar con el sitio preciso que andaba buscando. Pese a todo hay que tener en cuenta que uno de los grandes retos a los que se enfrentan, sobretodo en el centro, es la gran densidad de vehículos que tienen. El mejor transporte en Madrid acaba por ser el público. Veamos todas las opciones que existen para elegir siempre la más sencilla y cómoda que permita sacar el máximo provecho al tiempo.

  • Metro de Madrid. Es uno de los medios de transporte más usados (tanto por locales como por turistas) porque resulta de lo más cómodo y económico. La red de metro de Madrid tiene 12 líneas, además del metro ligero y el ramal por lo que aunque no se esté en el centro o se precise llegar a la afueras, el metro puede ser una solución. Se puede decir que los madrileños están muy mal acostumbrados porque en cuanto que un metro se demora unos minutos ya suele haber quejas y es que, sobretodo por el centro, la frecuencia no suele pasar de los 2 minutos. Es cierto que el metro de Madrid aún tiene que modernizarse, sobretodo en cuanto a accesibilidad, pero ya se han llevado a cabo mejoras en algunas de las líneas más usadas, como es el caso de la 8 que va desde Nuevos Ministerios hasta el aeropuerto. Hoy en día los billetes para viajar en este transporte ya no son de papel ya que éstos se han sustituido por la llamada Tarjeta Multi, fácil de recargar en cualquier estación.
  • Tren de Cercanías. Es el complemento perfecto para el punto anterior porque donde no llega uno, lo hace el otro y puede servir para estar más próximo al destino que uno desee. Se usa, sobretodo, para conectar el centro con todas las poblaciones que quedan a las afueras. El precio del billete depende de la distancia que se vaya a recorrer ya que se clasifican por zonas. La más barata es de 1,70 euros y la más cara de 5,5 euros.
  • Autobuses. Son idóneos para cuando ninguno de los dos anteriores está operativo ya que existen los llamados ‘búhos’ durante toda la noche. También son perfectos si lo que se quiere es moverse y ver un poco de la ciudad. Lo peor es que el tráfico de Madrid también afecta a los autobuses, quienes sólo cuentan en algunas zonas con su propio carril, por lo que el viaje se puede alargar más de lo deseado. Eso sí, si se requiere llegar a algún sitio muy específico lo más seguro es que el autobús sea el único que lo ofrezca (más allá de los taxis que, por supuesto, serán más caros) Si se va a emplear bastante, sale más rentable optar por el Metrobús (con 10 viajes) antes que por el billete sencillo.
  • Bicicletas. Madrid apuesta por el transporte ecológico y aquí la bicicleta (en forma de BiciMad) es lo más recomendado. Cuentan con más de 2.000 por la ciudad y tienen un motor para que sea más fácil usarlas en las cuestas porque sí, Madrid es de todo menos llana.
Etiquetas:,

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *