Escapadas a una hora de Medellín

¿A qué definimos como una escapada? Una escapada es un momento de relax en el que huimos de situaciones rutinarias: ya sea para evitar el estrés del día a día o para simplemente tener un entretenimiento o aliciente a la cotidianeidad.

Por ello, si vivimos en una ciudad como Medellín, donde pese a su belleza y comodidades es fácil caer en el nerviosismo del afán de una ciudad tan dinámica, y añorar espacios naturales que nuestra querida Colombia nos regala, conviene tener a mano alternativas donde, a tan sólo una hora podamos sumergirnos en el abrazo de la madre naturaleza.

 

La Ceja: tierras de fertilidad y flores

Este municipio antioqueño lo encontramos a tan sólo 41 kilómetros de Medellín: un lugar donde fácilmente podremos encontrar la venta de casas en La Ceja que nos sirva no sólo de escapada ocasional, sino también de refugio personal para los fines de semana, periodos vacacionales o cuando necesitemos huir del cemento y cambiarlo por el colorido de las casas rurales y las flores que pueblan este lindo rincón del Oriente Antioqueño.

Estas escapadas pueden ser frecuentes gracias a la excelente conexión vial que existe con la capital: a ella conducen la autopista Medellín-Bogotá, la carretera Las Palmas, y la carretera Medellín-Santa Elena. Viales que son de obligado uso en Semana Santa, en agosto durante las fiestas del Toldo, las Bicicletas y las Flores o cualquier domingo para visitar el precioso Salto del río Buey.

Escapadas a una hora de Medellín

 

Santa Fe de Antioquia: orgullo paisa

Si lo que añoramos es reencontrarnos con nuestras raíces, qué mejor que buscarlas a 79 kilómetros de Medellín en la Ciudad Madre, en la Cuna de la Raza Paisa. Y esa no es otra que el municipio de Santa Fe de Antioquia.

La que fuera la capital de Antioquia en la época colonial conserva multitud de recuerdos de esta etapa en su hermosísima arquitectura, en sus ocho iglesias y en la gran cantidad de casas construidas entre los siglos XVI y XVIII. Todas ellas las encontramos en un ambiente tan acogedor como el que ofrece un municipio de tan solo 16.000 habitantes, donde la cercanía y el buen comer están garantizados.

Caldas: en busca del río Medellín

Visitar Caldas como escapada de la ciudad es desconectar de los altos edificios sin perder un importante nexo de unión: el río Medellín.

Y es que recorrer esos 22 kilómetros que separan a la capital del nacimiento de su eje fluvial supone rodearnos de un ambiente que continúa siendo cercano a la urbanización, pero que esconde joyas como el propio nacimiento del río en el Alto de San Miguel.

Este paraje se integra en el bello entorno por todos conocidos del Valle de Aburrá, a 3.100 metros de altura y cuyo descenso, llevado a cabo durante 100 kilómetros, recorre la zona hasta llegar al río Nechí. Si bien los ríos de la zona pese a hermosos no suponen el principal atractivo, sí que lo son sus valles, que despliegan un encanto natural que bien merecen ser contemplados en momentos en los que una escapada de varios días no está a nuestro alcance.

Lo importante es que apreciemos que, además de una ciudad motor económico y orgullo de la nación, Medellín y su entorno es mucho más: algo que merece ser contemplado cuantas veces esté a nuestro alcance y dentro de nuestras posibilidades.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *