Italia, enamórate de su arte y sus recetas tradicionales

Viajar a Italia es percibir una lección de historia en carne viva, al paso que una lección de vida imborrable. Totalmente irremplazable, ningún sitio del planeta ofrece recuerdos comparables. Los motivos están anclados en lo más profundo de su pasado: origen del gran Imperio Romano, y cuna del esplendor renacentista, es el país con más recursos culturales que la UNESCO ha reconocido. Ciudades como Milán, Roma, Turín, Florencia y Venecia, entre tantas otras más. Todas y cada una prometen arte, cuadros, museos, lagos, montaña, buenas recetas, tradiciones y costumbrismo. No importa lo que se busque, de norte a sur, va a estar en Italia.

italia

Es bien difícil caminar por cualquiera de sus paisajes sin recurrir en algún instante a la cámara de fotografías. Siempre y en todo momento va a haber una pequeña iglesia que merezca nuestra atención, un caserón renacentista, o bien los restos de alguna edificación de temporada imperial. Lo va a ver allí donde marque en el mapa: la dulce Toscana, los barrancos Capri, en los áridos templos de la Magna Grecia siciliana o bien en la Rávena bizantina. Y al final, siempre y en todo momento va a quedar pendiente suscribir el acuerdo con la eternidad firmado por Roma, visitar el Foro de discusión, admirarse con el esplendor de los Museos Vaticanos y caminar por el trastevere hasta dejarse caer, agotado, en una silla de trattoria.

La gastronomía y las recetas italianas

 pasta
Pues, como es natural, Italia encanta asimismo en la mesa. Amén de la pizza, cada zona es un compendio de aportaciones originales, siempre y en todo momento vertebradas por el empleo de la pasta y el buen hacer mediterráneo. El norte, con unos toques más acentuados de la cultura del centro de Europa, ofrece embutidos ahumados, como el prosciutto di Parma, y quesos fuertes como el Gorgonzola. Habituales son asimismo el Vitello Tonnato en Piamonte, y el Ossobuco milanés. Encontramos en Génova, cómo no, la mundialmente famosa salsa del pesto genovés, Conforme vayamos dirigidos hacia el muy caliente sur, la cocina adquiere una preparación más fresca y fácil, con pescado, carne y verduras propias de cada zona. Y todo con un buen acompañamiento de un vino Marsala o bien Chianti. Con un obligado hueco para el tiramisú del postre, o bien un gelato que amenice la pesada siesta bajo el sol.

El clima italiano

Mediterránea en el tiempo, y asimismo en las formas. En Italia, el sol resalta la intensidad de sus contrastes: mientras que Milán marca con elegancia los índices bursatiles y las últimas tendencias de moda, Nápoles atraviesa sus calles con ropa tendida, camisetas sin mangas y voceríos extravertidos. De los stiletto que pasean sus compras en la Vía Venetto romana a las mantillas negras de las iglesias. De este modo es Italia, una lección que se inspira en la vida, para continuar escribiendo la historia.

 

Etiquetas:,

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *