La Catedral de Murcia, la reina de la ciudad

©Ramón Cutanda López

Si existe un monumento que representa a la ciudad de Murcia y con el que los murcianos se sienten identificados, es su Catedral, un ejemplo arquitectónico considerado como único que se encuentra en pleno centro de su casco antiguo y que impresiona cuando la ves de frente desde cualquier punto de la Plaza del Cardenal Belluga.

Este imponente templo que fue levantado entre los siglos XIV y XVI combina a la perfección los estilos barroco, gótico y hasta neoclásico, siendo el barroco su máximo exponente al contar con una fachada considerada como una verdadera joya para el barroco español. Tan solo con que la contemples de lejos o la veas asomar por encima de los edificios de la ciudad que la rodean, te darás cuenta del porqué de esta importancia.

Son muchas las peculiaridades y curiosidades que hacen de esta catedral un punto de interés, como es el caso de su torre, la cual destaca por el aspecto diferente de sus cuerpos al haber sido construida en un largo periodo de 400 años ante los problemas que surgieron. Así pues, al mirarla, verás la mezcla de expresiones artísticas que conforman sus 93 metros de altura que hacen de ella la tercera torre más elevada de España. Si visitas la ciudad, no deberás dejar de subir hasta lo más alto, desde donde tendrás unas preciosas vistas de Murcia. Además, en los últimos tiempos se realizan visitas guiadas incluso nocturnas a las que te podrás sumar y que te la mostrarán con un encanto aún más especial.

Otro de los grandes puntos de interés de la Catedral de Murcia es su Capilla de Los Vélez, declarada Monumento Nacional en 1928 y Bien de Interés Cultural, es una parte de incomparable belleza tanto desde su exterior como desde su interior. En ella se unen los estilos románico, gótico, mudéjar y renacentista, una mezcla explosiva en el sentido de la hermosura con la que se entremezclan. Desde fuera, deberás fijarte en la famosa cadena que rodea esta capilla y en torno a la que se cuenta una interesante historia relacionada con un mendigo que se supone que fue su constructor. Para conocer este tipo de curiosidades, lo mejor será que te hagas con un buen guía o con un vecino que sepa bien estas singularidades, porque te lo contarán de manera que no lo olvidarás.

Tampoco podrás dejar de echar un vistazo a su querida Capilla de Junterón, a veces llamada de Junterones por la inscripción en latín que verás en sus paredes externas, una maravilla renacentista que te deslumbrará por el relieve en mármol que esconde en su interior y por la infinidad de detalles que la caracterizan.

Aunque si algo es seguro es que no es lo mismo que te cuenten cómo es algo que verlo con tus propios ojos, por lo que acercarte a descubrir esta pieza única que posee la ciudad de Murcia, te ayudará a comprender por qué es tan querida por sus “murcianicos”.

Etiquetas:, ,

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *