Los suplementos nutricionales que debes meter en tu maleta de viaje

A la hora de planear un viaje debes tener en cuenta multitud de aspecto relacionados con la seguridad, el clima, los lugares que visitar y, como no, la salud. Puede que tengamos completo el botiquín de nuestro hogar, pero cuando vamos a estar unos días fuera de casa, en un entorno completamente diferente y con unas rutinas anómalas, es recomendable también tener a mano una serie de suplementos.

Es posible que recurras a productos como las tiritas y los típicos medicamentos que nos ayudarán a superar ciertos episodios de malestar durante tu travesía. Sin embargo, en esta ocasión nos centraremos en complementos nutricionales con componentes naturales, que pueden servir para hacerte el viaje más fácil y placentero.

Suplementos nutricionales de viaje

Adaptación al nuevo entorno

No es lo mismo viajar sin salir del país, como ocurrirá este año en la mayoría de los casos a cuenta de la crisis del coronavirus, que hacerlo fuera del continente. El cambio de huso horario, las nuevas costumbres gastronómicas, las normas generales de higiene y muchos otros parámetros entran en juego.

Además, a pesar de planear un viaje con el objetivo de descansar y no preocuparte por nada, los primeros días el cuerpo necesita un período adaptación. Has de tener en cuenta el cansancio del viaje para llegar hasta tu destino o si eres de los que prefieren patear ciudades sin descanso, los suplementos también son una opción importante para aprovechar al máximo tus vacaciones.

Melatonina para los vuelos transoceánicos

Los ciclos circadianos son los que nos hacen despertarnos, más o menos, a la misma hora cada día. Generalmente, tenemos sueño por la noche, cuando oscurece, y esto es parte del ciclo que ayuda a regular el sueño por la hormonas del crecimiento. Esta se segrega por la noche mientras duermes y estimula la formación de colágeno.

Para ayudar al cuerpo a responder correctamente a estos cambios de huso horario, la melatonina es la opción más indicada. No tiene efectos secundarios importantes, ya que es una sustancia que se encuentra en nuestro organismo y al cuerpo no le resulta ajena. No obstante, debes cuidar la dosis, que no sea muy elevada ni supere lo indicado por el fabricante.

¿Y para el viaje en avión?

Si hablamos de vuelos transoceánicos no podemos dejar pasar las molestias que ocasiona un viaje tan largo. Puede ocurrir también en trayectos cortos, pero es más habitual en los vuelos que se alargan durante varias horas: la presurización de las cabinas, la posible retención de líquidos, la hinchazón en las piernas, etc.

Para evitar estos problemas puedes practicar una serie de pequeños ejercicios. Por otra parte, es aconsejable tomar algún suplemento drenante o cápsulas de Rutósidos (castaño de indias) y flavonoides, que podrían reforzar la circulación sanguínea. Otros productos naturales que pueden servir de alternativa son el ginkgo biloba, el acai, la salvia o el mentol, entre otros.

Se trata de opciones drenantes que favorecen la eliminación de los líquidos retenidos. En este sentido, es conveniente evitar todo tipo de vasodilatadores como el alcohol o las bebidas gaseosas, por muy apetecibles que nos parezcan cuando pasa el carrito de turno por el estrecho pasillo.

Los suplementos naturales para llevar de viaje

La espera en el aeropuerto

Si en el interior del avión tenemos el “carrito de la perdición”, en la espera del aeropuerto, o en cualquier estación de autobuses y trenes, nos mira atentamente la máquina expendedora de dulces (y salados). Intenta cuidar tu salud en estos ratos muertos y si tienes hambre o te pica el gusanillo recurre preferiblemente a barritas de cereales bajas en azúcar. Estas son más nutritivas y económicas, si las llevas de casa, que las opciones que encontrarás en el vending o duty free.

Otros suplementos que harán tu viaje más fácil

La vitamina B aporta apoyo energético y refuerza la salud del metabolismo. Además, se trata de una vitamina que favorece la función normal del sistema inmune, y puedes adquirirla fácilmente con el complemento nutricional adecuado. No obstante, es un nutriente presente en alimentos como los cereales integrales, las verduras de color verde, las legumbres y los hongos.

Otro suplemento del que no debemos prescindir en vacaciones es el de Omega-3. Puede que los alimentos que consumes en vacaciones contengan poco o nada de estos ácidos grasos, así que no está de más recurrir a uno de estos suplementos que tampoco debe faltar en tu maleta de viaje.

Problemas de digestión

Según el país que visites, la dieta será totalmente diferente a la que acostumbras a seguir en tu hogar. No hace falta irse a Tailandia, China o México, puede que viajando cerca de casa cambiemos nuestros hábitos alimenticios simplemente por el hecho de estar de vacaciones.

Por lo tanto, para proteger nuestro estómago y nuestra salud digestiva, se recomiendo tomar suplementos probióticos. Están compuestos por bacterias que contribuyen a restituir la flora intestinal que puede haber sido alterada por alguna causa. Puedes llevarlos aunque el viaje vaya a ser largo, algunos de estos comprimidos no requieren refrigeración.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *