Sigue en aumento el turismo rural en Madrid

Para disfrutar de unas buenas vacaciones no es necesario visitar las grandes ciudades y metrópolis del extranjero. En España existen muy variadas y diversas opciones, y en este sentido, el turismo rural sigue ganando simpatizantes.

Respirar el aire fresco, revitalizarse con los rayos del sol y dar paseos por las más verdes montañas, son tan solo algunos de los beneficios que los viajeros disfrutan cuando deciden pasar las vacaciones lejos del bullicio de la ciudad.

¿Qué lugares visitar?

Nada más el año pasado cerca de 141.115 personas le dijeron sí a esta ruta vacacional, y se estima que cuando termine esta temporada de vacaciones en España, esta cifra aumente considerablemente por el impulso que se le ha dado en cada una de las localidades donde se pone en práctica el turismo rural.

Primero solo Castilla y León lideraba la clasificación de las poblaciones que más visitas recibían, pero ahora cerca de Madrid, por ejemplo, hay más de 8 poblados que son el destino número uno para los viajeros que prefieren un turismo más cercano y comprometido con el entorno como el rural.

Horcajuelo de la Sierra, Robregordo, Prádena del Rincón, Piñuecar, La Hiruela, Paredes de Buitrago, Braojos de la Sierra y Villa de Pedraza son tan solo algunos de los destinos rurales que pueden visitarse en cualquier época del año.

¿Dónde hospedarse?

El hecho de que estos destinos sean rurales, no es sinónimo de que no cuenten con espacios de lujo adaptados a las necesidades de cada viajero para brindarles la mejor experiencia de relajación y confort en plena naturaleza.

Un claro ejemplo de esto son las casas rurales Sierra de Madrid, llenas de encanto y personalidad a tan solo unas horas de Madrid, enclavadas en plena Sierra Norte. Estas casas rurales cuentan con todas las comodidades y desde la misma fachada, se puede distinguir que se salen de lo cotidiano.

Tienen calefacción, y pueden convivir desde 2 hasta grupos de 30 personas. Ofrecen una cesta de desayuno con café, té con leche, zumo, tostadas y magdalenas. También cuentan con un servicio extra de comidas, recetas de autor cocinadas y envasadas al vacío.

Actividades para disfrutar

Estando en cualquiera de estos destinos las actividades para disfrutar al aire libre son infinitas. Caminatas, senderismo, rutas a caballo, piragüismo, bicicletas de montaña, tiro con arco, escalada, rappel o parapente, todas ellas actividades a las que acceder bajo solicitud. Algunas deben ser programadas con anticipación en el momento de hacer la reserva.

El disfrute de la piscina municipal y las canchas públicas de voleibol y tenis entran dentro del paquete de opciones para divertirse.

Además de estas escapadas al aire libre, quienes visiten estos destinos rurales también pueden vivir una experiencia diferente al apuntarse a cualquiera de la decena de cursos de uno o dos días que se ofrecen, especialmente en la Sierra Norte de Madrid.

Puede aprenderse a preparar cerveza artesanal, aceite de oliva, embutido artesanal y paté, lácteos y quesos, conservas, panadería artesanal, velas, jabones chocolates, incluso recibir nociones básicas de apicultura.

La gastronomía enamora

No solo bellos parajes y actividades al aire libre conforman la oferta vacacional de estas rutas turísticas rurales en Madrid, la gastronomía es otro gran plus.

Los productos cárnicos son traídos de Ávila, los vegetales son cultivados en Guadalajara, las setas y frutas en Soria, y un producto exclusivo como el hígado para el foie viene de Francia. La conjunción de todos estos elementos hace de la comida de esta zona una bendición para los paladares más exigentes, tanto de la comida tradicional como internacional.

Alguno de los platos que pueden disfrutarse son: alcachofas confitadas, bacalao ajoarriero, callos a la madrileña, calamares en su tinta, caracoles con salsa de foie y pimienta, carrillada de ternera,  ensaladilla rusa, foie extra artesanal, gazpacho andaluz, goulash a la húngara, lentejas con verduras, musaka de ternera, patatas confitadas con ajo y tomillo, salmorejo tradicional, entre otra infinidad de platos.

En cuanto a los postres, lo tradicional es lo que manda; esta lista la encabeza la leche frita, fondant de chocolate y el brownie de chocolate.

Los precios de estas maravillas culinarias son diversos; van desde los 4 hasta los 20 euros, todo dependerá de sus exigencias y lo que desee comer.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *