Burgos, donde la historia se respira en cada rincón

Burgos

Si existe en España una ciudad con historia repartida por cada una de sus plazas y calles es Burgos, un lugar en el que, según por donde camines, sentirás que el tiempo se ha detenido en tiempos de Fernando I, ya que el esplendor de entonces lo conserva intacto y lo combina envidiablemente con la modernidad que se le suma.

Habitada desde época prehistórica, Burgos ha ido llenando sus amplias tierras de cultura hasta ganarse la buena consideración que ostenta y que si un día te atreves a descubrirla, comprobarás que realmente la merece. Nada más avistar de lejos su magnífica Catedral de Santa María, algo te dirá que estás ante un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Será simplemente su portento y su tamaña belleza o incluso la preciosa escalera dorada que embellece su interior, una espléndida obra de la mano de Diego de Siloé, los que te muestren su valor. Pero, ¿qué sería de Burgos sin el Cid? Sin ese caballero que tal y como señala el Cantar de Mio Cid un día atravesó su emblemático Arco de Santa María, por el misma que tú hoy no podrás dejar de pasar para revivir esa escena y del que alguna representación verás seguro por sus calles. También te guiarán sus pasos hasta una verdadera joya si te apasiona el arte y, en especial, el gótico, la Cartuja de Miraflores.

Además de contar con el paso de Rodrigo Díaz de Vivar por allí, Burgos es tierra de otro importante paso, que no es otro que el Camino de Santiago, un claro indicio de que es un punto imprescindible en el mapa al que dirigir tus pasos al menos una vez. Una de las visitas que marca ese camino es la que conduce al Real Monasterio de las Huelgas, donde el aire medieval te hará creer en otro momento de la historia. En torno a ellos, los ricos paisajes con el Arlanzón siempre presente, te invitarán también a acercarte hasta ellos a disfrutar de su aire puro. Así mismo, desde su conocido Cerro de San Miguel, contarás con ello y con unas vistas inmejorables de la ciudad, por lo que anota ya pasar por allí durante tu estancia.

Aunque, de Burgos no te podrás marchar sin tomar un buen piscolabis en su Plaza Mayor, donde su ambiente y su pintoresco aspecto te trasladarán a los siglos pasados que le han ido confiriendo su peculiar forma. Desde allí, muy próxima encontrarás la famosa Casa del Cordón, un edificio digno de admirar y a no pasar por alto del que comprenderás su nombre en cuanto te fijes en su fachada.

Así pues, recupera tu espíritu aventurero y adéntrate en Burgos, donde ir conociendo centímetro a centímetro su historia será inevitable y hacerlo de forma placentera, casi una obligación.

Fotografia © Emilio

Etiquetas:,

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *