Cinco destinos turísticos para descubrir las aguas termales mexicanas

Las playas paradisíacas no son todo lo que México propone a sus visitantes nacionales y extranjeros. Los variados circuitos termales, también, enlazan al país centroamericano con el turismo saludable de la región.

Las aguas surgidas de la tierra, ricas en sales y minerales, favorecen a la circulación sanguínea, la liberación de toxinas y la oxigenación, y eliminan gérmenes y virus. Todo en un contexto de relajación y placer que ayuda a potenciar el bienestar físico y mental.

 

El cañón de Guadalupe en Mexicalli

Ubicada en pleno desierto de Baja California, sus aguas termales enmarcadas en piletas rusticas y cascadas naturales proponen un balneario natural, donde, además, puede practicarse el safari fotográfico y la observación de la flora y la fauna silvestre.

 

Paraíso Caxcán

El agua de este balneario artificial se eleva a los 35 grados y está integrado a un complejo hotelero con más de cien habitaciones, cincuenta cabañas, dos bares acuáticos, bares familiares y dos restaurantes. El lugar es ideal para disfrutar en familia, ya que propone actividades para todas las edades.

Las aguas subterráneas de “The Mayan Baths and Spa”, en San Miguel Allende

Este circuito termal es de propiedad privada, pero vale la pena visitar por la posibilidad de nadar en aguas minerales sumergido en grutas subterráneas y túneles con paredes naturales de cuarzo y cristal.

 

El Carrizal Veracruz

Sus aguas de sulfato-cálcicas y sulfhídricas, con más de 39 grados de temperatura, favorecen al sistema nervioso y cardiovascular y brindan un gran beneficio a la acción expectorante del cuerpo. Además, el complejo turístico cuenta con duchas de hidromasajes, paradores termales, parque acuático con toboganes, y la posibilidad de practicar camping, tirolesa y rafting en el río Pescados.

 

Los Azufres, Michoacán

En el límite con el Estado de México, esta reserva natural de aguas termales posee una gran cantidad de manantiales con un alto contenido de sales y minerales y temperaturas que rozan los 80 grados de temperatura. Rodeado de bosques, la zona se destaca por el contacto permanente con la naturaleza.

Viajar por el interior de México tiene sus recompensas. Para planificar las próximas vacaciones o, simplemente, una escapada de fin de semana, los destinos termales expuestos, también, pueden resultar una buena opción.

Alejarse de la civilización y las playas mexicanas más conocidas, no siempre es sinónimo de aburrimiento: todos estos lugares cuentan con servicios de hospedaje, gastronomía y diversión que están a la altura de cualquier centro turístico del país. Vale tener en cuenta, además, que el arriendo de autos baratos y la cercanía entre las zonas a visitar son dos puntos claves a la hora de iniciar nuevas experiencias por las tierras mexicanas.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *