Consejos a la hora de hacer el Camino de Santiago

Siempre es difícil dar consejos para hacer el Camino de Santiago. A cada pregunta, la respuesta depende normalmente de la personalidad misma del peregrino. Su edad, su experiencia vital, su estado físico, su resistencia, su motivación, su compromiso espiritual, el tiempo del que dispone, de qué forma desea hacer el camino, etcétera.

Autor: jackmac34-Pixabay
Autor: jackmac34-Pixabay

Algunos desean salir a la aventura y dejarse guiar al azar por los diferentes encuentros. Otros parten por una intuición, un poco de forma imprevista y también improvisada. En el fondo se dirigen a la aventura sin preocuparse del alojamiento ni tener que dormir en cualquier lado, buscando a veces el camino y recorriendo kilómetros inútiles, llevar una tienda de campaña o dormir al cielo raso, salir sin un mínimo de entrenamiento, no tener en cuenta las señales que el cuerpo presenta, y terminar con ampollas en los pies, o peor aún, con una tendinitis, escogiendo un equipamiento al azar, etcétera. En SantiagoWays podemos encontrar mucha más información al respecto.

Documentarse sobre el Camino de Santiago

Si no tenéis idea alguna de la historia de la peregrinación hacia Compostela, es indispensable documentarse un mínimo. Se puede comenzar por leer uno o dos relatos de peregrinos. A pesar de que cada tiempo es forzosamente diferente, se trata de un buen medio para tener una visión global del desarrollo del Camino. Curiosamente, hay muchos peregrinos que proceden de muy lejos, como por ejemplo Sudamérica, donde el Camino de Santiago suscita grandes pasiones.

Gestionar el esfuerzo a lo largo del camino

Salida hacia Santiago de Compostela, quiere decir caminar centenares de kilómetros, e incluso más. En realidad es mucho pero también puede ser poco al mismo tiempo. Puede ser mucho porque en nuestras sociedades modernas, la marcha ha dejado de ser el medio de desplazamiento privilegiado. Hoy en día es raro encontrar a alguien que camine, todos los días, varios kilómetros. Pero puede ser poco puesto que nuestra naturaleza humana nos ha hecho los únicos animales totalmente bípedos del mundo. En realidad, estamos hechos para caminar.

Caminar varios centenares de kilómetros en una duración bastante corta, como pueden ser algunas semanas, es algo totalmente realizable, el cuerpo sabrá demostrarlo. Sin embargo, cuando se está poco acostumbrado a la caminata, y si no se ha realizado un entrenamiento previo, será necesario gestionar día tras día el esfuerzo.

El alojamiento

Conviene saber que prácticamente todos los pueblos del Camino de Santiago disponen de un albergue. Se trata de un alojamiento barato que permite pasar la noche en un dormitorio común, con ducha y a veces cocina. Normalmente el 95% de los peregrinos que se dirigen a Santiago de Compostela eligen este tipo de albergue, por lo tanto cada peregrino debe organizar el trayecto sabiendo que un alojamiento le espera en el pueblo siguiente. De esta forma, se puede aumentar o reducir la distancia de la caminata en algunos kilómetros en función del cansancio o del grupo con el que se realiza el Camino.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *