Vigo, La ciudad Olivica.

Situada en suroeste de Galicia bañada por el océano atlántico se halla Vigo la ciudad más populosa de esta comunidad con más 300.000 habitantes, también es una de las más pobladas de España, cabe destacar su belleza y sus gentes, que te tratan como si fueses su propia familia y te ayuda en todo lo que pueden.

Este post lo dividiré en tres partes: la ciudad, la ría de Vigo y las “Illa Cíes”

Comenzaremos entonces por el núcleo urbano, la mayor concentración de gente se encuentra en la zona del puerto puesto que allí se encuentra la calle del príncipe; sin duda la calle comercial por excelencia, justo al lado encontraremos “A Praza da Constitución” una zona llena de cafés y restaurantes donde pasar una agradable tarde en compañía de amigos y disfrutando de los hermosos edificios que allí se hallan, esa zona también es conocida como “Porta do Sol”, presidida desde lo alto por el Sireno, una estatua que se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad.

Otro símbolo, se encuentra unos metros más atrás en la calle “ Paseo de Alfonso XIII”, un enorme olivo, que representa los antiguos campos de ese árbol que antaño ocupaban gran parte de la comarca, por eso es conocida como la Ciudad Olivica. Sigamos por la Alameda, también situada a escasos metros del puerto, espaciosa y bonita es el lugar perfecto para relajarse sentándose en un banco contemplando los arboles y el cielo.

Vigo cuenta con tres grandes montes en su zona urbana, al norte nos topamos con “A Guia” que tiene una playa espectacular de aguas cristalinas además, claro está, de arboles, hierba, etc.… El “Castro” está en la zona central de la ciudad, este es sin duda un lugar especial, esta colina cuenta con parte de lo que fue la fortaleza, que protegía a sus pobladores de los continuos ataques de piratas, y desde lo alto contemplaremos una estampa sin igual con Vigo en primer plano, el mar en segundo lugar y al fondo las maravillosas “”.

En el sur encontraremos Cástrelos que más que un monte es un parque un tanto elevado perfecto para los niños, en este lugar también encontraremos el museo Quiñones de León que está dentro de un palacio. Hablando de museos algunos muy recomendables son: Casa das Artes, Museo del Mar de Galicia y el Marco.

Además de todo esto la ciudad olivica cuenta con un sinfín de playas entre las más conocidas estas: Samil, O Vao, Canido, etc.

Hablemos ahora de la Ría de Vigo, un lugar que no se puede describir con palabras…

En ella se encuentra el puente de Rande una gran obra arquitectónica que una la ciudad con la “Península do Morrazo”, en la ría también se encuentra la “Illa se San Simón” que aparece en los poemas de Martin Códax.

Pasemos por fin a las “Illas Cíes” está formada por tres islas: Monteagudo, “Illa do Norte” y “Illa de San Martiño”. Fueron declaradas Parque Natural en 1980, Parque Nacional de las islas Atlánticas en 2002, tienen la consideración de islas ZEPA, conservación de aves, y según “The Guardian” en ellas está la playa más bonita del mundo, la playa de Rodas. Un paraje sin igual en todo el mundo que debéis visitar si o si merece la pena, incluso hay un camping por si queréis pasar allí unos días. La mejor manera de ir hasta ellas es coger uno de los barcos que diariamente salen desde el puerto de Vigo.

Antes de terminar os dejo unos versos de un personaje anónimo que viajo a Vigo.

Vigo

La Vicus de los romanos que columpiándote estás
sobre tu ría de ensueño acariciada de mar:
Almenado monte Castro, parapeto que te da
defensa tan necesaria por si hay que rechazar
ataques de los corsarios que te quieran saquear
robando así los tesoros de la Olívica ciudad.
La Piedra en el casco viejo, salinas del Arenal,
Colegiata de Santiago, puerto Berbés, el que está
al lado de la Alameda donde suelen atracar
los pesqueros de bajura que los frutos traen del mar.
Del otro lado, la Lonja, si andamos un poco más
la flota de los de altura que salen a faenar
en los mares tenebrosos, no saben que encontrarán
cuando recojan sus redes impregnadas de la sal.
A continuación Barreras, el astillero naval
en donde nacen los barcos que luego surcan la mar
encaramados en olas, que los mecen sin cesar
y algunas veces engullen cuando suena el temporal.
Cazadores de ballenas a los que quiero nombrar
cuando a la popa del barco su presa prendida traen
como un trofeo de muerte, como visión de olvidar.
Al otro lado la Guía, oto monte en la ciudad
con su faro de colores para así señalizar
las rompientes de mareas, de arrecifes sin final
como hojas de cuchillos que surgieran de la mar.
La Vicus de los romanos, linda ciudad, bella mar.

P.D: Aquí os dejo una página con mas fotos de esta maravilla de islas www.vigoenfotos.com

Etiquetas:, , ,
Un comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *