Córdoba, un recorrido por sus monumentos – Patrimonio de la Humanidad

Con cuatro reconocimientos Patrimonio de la Humanidad, Córdoba es la ciudad de España con más galardones en este sentido. Recorrerlos es realizar una especie de viaje en el tiempo.

La Unesco solo reconoce como Patrimonio de la Humanidad aquellos lugares que por su carga histórica y única se consideran especialmente valiosos. La Mezquita de Cordoba inauguró este palmarés para la ciudad cordobesa en 1984. Sus cimientos surgen como mezquita en el año 786 cuando conquistadores musulmanes deciden apropiarse de lo que fue una basílica cristiana, por lo que el devenir oscilante en la historia de este monumento supone un puente entre el oriente árabe y el occidente cristiano. Como mezquita llegó a ser la segunda más grande del mundo en superficie, solo por detrás de La Meca. Como Catedral, el emperador Carlos V se lamentó de la construcción de una nave con formulación gótica afirmando “habéis destruido lo que era único en el mundo, y habéis puesto en su lugar lo que se puede ver en todas partes”.

El hecho de que su acceso principal sea la ‘Puerta del Perdón’, da fe de las muchas vicisitudes que ha causado la conquista por el poder de este sagrado lugar.

Dos millones de personas la convirtieron en uno de los monumentos más visitado de España en 2018. La fotografía de sus famosos arcos con las dovelas rojas y blancas es uno de los mayores atractivos de la ciudad.

Rodeando la Mezquita-Catedral se encuentra el Centro Histórico de Córdoba (Patrimonio de la Humanidad desde 1994) que ha vivido tres secuencias temporales: romana, árabe y cristiana. Desde el legado romano que deja el Puente sobre el río Guadalquivir, pasando por el barrio de la Juderia de Cordoba, testigo de la comunidad judía de la edad medieval que convivía con los vecinos cristianos y musulmanes en un espacio común. Las calles del barrio de la Judería vieron nacer a Maimónides, médico y filósofo que bien podría ser un legado oficial más de la humanidad. El Centro Histórico también ha visto levantarse el Alcázar de los Reyes Cristianos, desde donde los Reyes Católicos dirigieron la campaña contra el reino nazarí de Granada, y a donde se dirigió Cristobal Colón en 1486 a pedir fondos para su viaje. La que fuera capital de Al-Andalus posee uno de los cascos antiguos más grandes y llenos de historia de toda Europa.

En 2012 se suman a la lista en una votación sin discusión los Patios de Cordoba. Los vecinos del casco histórico celebran la primavera abriendo sus floridas viviendas cada mes de mayo. El concurso Festival de los Patios Cordobeses premia al patio mejor regado de flores en una práctica ancestral que se inició en las casa romanas, heredaron las árabes y ha llegado hasta la actualidad para ser legado de la humanidad. Los propietarios engalanan sus viviendas y abren sus puertas en una muestra popular de la hospitalidad cordobesa.

El último monumento en ser reconocido como lugar que se debe preservar para la eternidad es la ciudad Califal de Medina Azahara, que se unió al grupo en 2018. Este yacimiento es un ejemplo único de la arquitectura, el arte y la cultura omeya de occidente. La leyenda afirma que se trata de la ciudad ideal que Abderramán III soñó para su amada Azahara. La historia, menos romántica, indica que todo califa ha de fundar una nueva ciudad para mostrar su superioridad ante quien se atreva a cuestionarla. Sea como sea, lo que la historia no puede negar es que se trata de un símbolo de convivencia entre culturas.

Etiquetas:,

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *